Por muchos años, los caraqueños en medio del tráfico, la vida agitada y sus diferentes actividades comerciales, han vislumbrado el carácter que históricamente la ciudad, poco a poco ha dejado tras de sí. 

César Urbano Taylor
Torres del Silencio

El ciudadano a pie ha pasado innumerables veces por un mismo punto, una misma cuadra sin fijar su mirada en los complejos urbanísticos que dominan las calles de Caracas. No se ha detenido siquiera en preguntarse, muchas de esas veces, los arquitectos involucrados o su proceso de planificación. Por este motivo, es importante destacar uno de los logros más significativos de nuestro país.

Concebido durante el boom petrolero, el presidente Marco Pérez Jiménez (1953-1958), incursionó en lo que sería la época dorada de Venezuela y su creciente contribución en cuanto a obras públicas. Una historia de poderío petrolero y eficacia de mano obrera, trajo consigo el desarrollo moderno más importante de nuestra nación, incursionando en la pujante economía que prometía un desarrollo paulatino sin precedentes.

De este modo, la arquitectura venezolana se transformó en un ícono de contemporaneidad lo suficientemente sustentable, trayendo consigo proyectos de obra destinadas al avance económico y urbano, de una creciente transición de lo rural a lo moderno.

Caracas, a partir de los años 50’ mostró una nueva cara. Innovadora y audaz, ha logrado sobrevivir con el pasar de los años y muchos de esos planes estratégicos de desarrollo urbano hoy son considerados Patrimonio Mundial
César Urbano Taylor
Ciudad Universitaria de Caracas

Venezuela ha dejado su legado en la arquitectura moderna del siglo XX por lo que te invitamos a conocer algunas de las infraestructuras más emblemáticas que hoy en día son consideradas como un símbolo perdurable de nuestra ciudad.

Por César Urbano Taylor 

Ver fuente

Artículos relacionados