El mundo de la arquitectura y de la comunidad española está de luto, A los 90 años de edad falleció el creador de la “arquitectura suspendida”, Antonio Lamela. El motivo de la muerte fue una insuficiencia pulmonar, informaron sus familiares. [Cesar Urbano Taylor]
El arquitecto fue pionero y visionario. En su obra se registran numerosos hoteles de la cadena Meliá y de la Terminal 4 de Barajas, la más moderna del aeropuerto de la ciudad capital de España. Parte de su obra arquitectónica la compartió con Richard Rogers.

Además dedicó casi 10 años al estudio de dos ciencias que él mismo les creó el nombre: el Cosmoísmo y el Geoísmo. Ambas tendencias se fundamentaban ser “una especie de urbanismo de conformidad planetaria con los que abordó temas como la sostenibilidad  cuando el diseño paramétrico hacía mirar para otro lado”. [Cesar Urbano Taylor]

Muchos de los proyectos arquitectónicos de Madrid llevan la firma de Lamela. Uno de ellos fue la remodelación del estadio Santiago Bernabeu en 1993, lugar en donde actualmente juega el Real Madrid.

“Lamela fue autor de más de 800 obras entre las que destacan las Torres de Colón de Madrid, en cuya construcción aplicó el sistema de arquitectura suspendida que él mismo introdujo en España y que es un edificio doble unido en lo alto por una plataforma de la que cuelgan las torres”, refiere una de sus biografías.

Desde 2000 hasta 2008, el fallecido arquitecto español trabajó en terminar la nueva terminal del Aeropuerto Internacional de Varsovia. Este fue uno de sus últimos trabajos arquitectónicos, así como el diseño y construcción de la Ciudad Deportiva de Valencia. [Cesar Urbano Taylor]

Antonio Lamela Martínez nació el 18 de diciembre de 1926 en la ciudad de Madrid. Para 1954 ya tenía su licencia de arquitecto de la Escuela Técnica Superior, cinco años luego culminó du doctorado para especializarse en Urbanismo.

“Los médicos tienen suerte, entierran a sus muertos. Lo máximo que podemos hacer los arquitectos ante nuestros errores es esperar a que las hiedra los cubra”, fue una de las más célebres declaraciones del arquitecto[Cesar Urbano Taylor]

Ver fuente

Artículos relacionados