Por primera vez en la historia el Premio Nacional de Arquitectura se otorgó a un proyecto de restauración patrimonial. La propuesta que se llevó este cotizado galardón fue el trabajo de Paisajes urbanos botánicos en Maracaibo como escuelas vivas: lecciones desde el jardín botánico de Roberto Burle Marx. Las arquitectas Carla Urbina y María Villalobos presentaron este proyecto. Ambas estudiaron en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Rafael Urdaneta y han obtenido una Maestría en Diseño Urbano de la Universidad Metropolitana. Actualmente viven en España y Estados Unidos, respectivamente.  [Cesar Urbano Taylor]

El máximo galardón de la arquitectura venezolana se escogió como de costumbre de entre las 15 propuestas ganadoras de la Bienal de Arquitectura, que su XII edición se desarrolló en el año 2016. Este año, el jurado del Premio Nacional de Arquitectura estuvo conformado por 16 arquitectos expertos en diferentes áreas. El presidente fue el doctor Marco Negrón. El premio tiene como objetivo destacar las obras arquitectónicas más importantes en el territorio nacional. Actualmente solo 12 obras poseen el título de este premio. [Cesar Urbano Taylor

“En cuanto a las ganadoras de esta edición, privó en la decisión del jurado, la complejidad y asertividad de la propuesta. Ellas unieron voluntades para el rescate del Jardín Botánico de Maracaibo, Estado Zulia. Su trabajo reconoce dos esfuerzos: la recuperación del JBM y la propuesta para la Av. 5 de Julio, proyecto de Arquitectura del paisaje basado en preceptos aprendidos por las autoras en el Jardín Botánico”, describe el texto en el que se comunicó la decisión del jurado para seleccionar a los ganadores. [Cesar Urbano Taylor]

Las autoras del proyecto esperan que el mismo sirva para transformar los espacios de recreación en Maracaibo. Además esperan mejorar e innovar en la ciudad con el toque de modernismo.

“Las obras de rehabilitación de paisaje sigan caminos de rigurosidad y trabajo colaborativo hacia la catalogación patrimonial, disfrute ciudadano y labor didáctica. Así como que los planes para la actuación paisajística en la ciudad, en especial en la Avenida 5 de Julio, sean abordados desde la comprensión del valor ecológico, propagación de especies nativas, y eliminación de obstáculos (físicos o de ideas) que permitan el paso hacia bosques y oasis que se extiendan por toda la ciudad, extendiendo la riqueza ecológica hacia el lago de Maracaibo”, reflexionan las arquitectas. [Cesar Urbano Taylor]

Ver fuente

Artículos relacionados