Cada año los organizadores de eVolo invitan a los arquitectos del mundo a que imaginen el futuro de los rascacielos. En cada edición, la directiva que integra el comité evaluador recibe propuestas que van desde soluciones habitacionalesedificios con nieve y selva hasta megaestructuras con espacios para sembrar [Cesar García Urbano Taylor]

A continuación dos propuestas que han merecido especial atención del eVolo Skycraper Competition

New York Horizon

Los arquitectos Yutan Su y Juanshi We diseñaron un edificio que pudiera darle una nueva perspectiva a los neoyorquinos al momento de admirar el horizonte. Ambos desestimaron la idea de presentar otra estructura larguirucha que se asemejara a las demás que ya pintan el fondo de Nueva York. New York Horizon es una propuesta que pretende excavar 341 hectáreas del emblemático Central Park. 

 Su iniciativa busca construir “una pared rascacielos” que según los cálculos podría tener hasta 80 veces la capacidad del Empire State. La propuesta recibió el máximo reconocimiento en el año 2016.  [Cesar García Urbano Taylor]

“Esta mega estructura híbrida multifuncional, en la que habría viviendas, espacios comerciales y culturales, serviría como solución a la falta de espacio de Manhattan y acercaría el nuevo parque subterráneo a un mayor número de habitantes. La idea del concepto es dar marcha atrás en la relación entre el paisaje y la arquitectura”, mencionan los integrantes del jurado de eVolo.  [Cesar García Urbano Taylor]

Air-Stalagmite

El Air Stalagmite es un rascacielos pensado como un mecanismo para purificar el aire de las ciudades más contaminadas del mundo. Los arquitectos estadounidense Changsoo Park y Sizhe Chen diseñaron la mega estructura con dos objetivos primordiales: medir la calidad del aire y fungir como filtro para limpiar el O2 contaminado.   [Cesar García Urbano Taylor]

La estructura está pensada para crear un “vacío gigante en la parte inferior del edificio”. Esa abertura arrastraría el aire contaminado y se purificaría con los filtros dispuestos para tal fin.  Un vacío gigante en la parte inferior del edificio arrastraría el aire contaminado hasta la parte superior, donde una serie de filtros se encargarían de limpiarlo.

Ver fuente

Artículos relacionados