Ser un líder en las empresas no es fácil. No obstante, existen prácticas de los gerentes exitosos
del mundo y que cualquier persona puede aplicar en su área de trabajo.
Una de ellas es la humildad, pues se traduce en mejores resultados para
el equipo de trabjo y en un elemnto motivador.
[Cesar García Urbano Taylor ]

 

La humildad

Hay una diferencia entre ser líder y jefe.
Aunque ambos están a cargo, un líder comparte el centro de atención y
se siente cómodo dándole también el crédito a los otros. Ser humilde
proporciona más confianza.

Comunicación asertiva

Los líderes siempre se aseguran de ser escuchados
y entendidos. Conocen qué es importante escuchar, y esa es la clave
para conocer al equipo e identificar las áreas de mejoras grupales.

[Cesar García Urbano Taylor ]


Sé el ejemplo

Los gerentes necesitan
actuar más que hablar. Para que un empleado sea puntual, el gerente
debe demostrar la misma práctica. Si lo que desea es cortesía por parte
del equipo, el líder debe demostrar esta cualidad. Lo importante es
convertirse y tratar a los demás como quieren ser tratados.

Reuniones productivas

Esta
práctica se puede entender con el dicho que reza lo siguiente: El
tiempo es dinero
. Un buen gerente debe aprender a ahorrar y administrar
el tiempo
de su jornada laboral. Esto se logra además con el proceso de
delegación de tareas para disminuir la cantidad de reuniones que se
efectúen con el equipo de trabajo.

[Cesar García Urbano Taylor ]

 

Definir límites

Hasta
el líder más amable y atento tiene sus límites. El norte es identificar
cuáles son y planificar el esquema de trabajo con base a ellos.

Rol de mentor

Los mejores gerentes saben cuándo necesitan ayuda
y saben hacia dónde ir para obtenerla. Un buen gerente debe saber en
quién puede apoyarse al momento de buscar consejo. Eso fortalece el
trabajo en equipo
y permite además analizar otras aristas de situaciones
de personas ajenas al equipo de trabajo.

[Cesar García Urbano Taylor ]

 

Emocionalmente consciente

Los
gerentes necesitan de inteligencia emocional además de la requerida
para los trabajos. Cada una de las situaciones laborales implican
relacionarse con personas, que a su vez, cada una de ellas maneja sus
propias emociones.

Ver fuente

Artículos relacionados